¿Qué son los funnels de venta?

¿Qué son los funnels de venta?

¿Qué son los funnels de venta o embudos de conversión?

Un funnel de ventas (también denominado embudo de ventas o de conversión) consiste en la creación de un sistema o proceso de varias etapas que recorre un determinado usuario en tu negocio para conseguir uno o más objetivos (conversiones) que tú has definido previamente.

Un funnel de ventas puede tener uno o varios objetivos, como por ejemplo; que te conozcan, que te dejen sus datos personales o que generen una compra.

En realidad, los buenos funnels de ventas son una combinación de esos tres propósitos:

  1. convierten a extraños en visitantes de tu sitio web,
  2. luego los convierten en suscriptores,
  3. esos suscriptores en clientes y finalmente a los clientes en prescriptores.

Los funnels de venta o embudos normalmente constan de las siguientes fases:

Si piensas en un embudo como tal, lo entenderás mejor.

En la parte superior del embudo es donde entran todos los visitantes (o potenciales leads) que llegan hasta tu negocio o web; éstos van descendiendo por el funnel (o embudo) a lo largo de diferentes fases hasta llegar a la parte inferior dónde aparecen los que finalmente se convierten en clientes.

Entendiendo un Funnel de ventas

Ahora, te explicaré con más detalle cómo funciona y cuáles son las fases de un funnel de ventas o embudo de conversión tomando como ejemplo un negocio de entrenamiento personal online:

1) Fase de atracción (o descubrimiento)

En una primera fase de tu funnel, tu público objetivo está buscando un servicio o producto, como por ejemplo: un programa de entrenamiento funcional online para poder entrenar desde su casa o cuando esté de viaje.

El objetivo principal en esta fase consiste en atraer potenciales visitantes a tu web que aún no te conocen ni saben qué productos o servicios ofreces. Este público tiene claro cuál es su necesidad pero necesita investigar y descubrir que les puede ofrecer el mercado.

Los usuarios buscarán información a través de diferentes canales como en las redes sociales, anuncios en Google, etc… y generarán visitas a diferentes blogs o sitios web.

2) Fase de interacción (o consideración)

Tras esta primera fase de descubrimiento y atracción, el usuario ahora ya tiene claras cuáles son sus opciones y empezará a considerar aquellas que más se ajusten a sus necesidades.

Un ejemplo típico de esta fase del embudo es cuando un usuario se suscribe a nuestra newsletter o rellena un formulario donde nos deja su nombre y email a cambio de descargarse algún contenido gratuito o inscribirse a un mini-training.

Es en esta fase deberemos potenciar la interacción con el usuario centrándonos en:

  • crear contenidos relevantes y que aporten valor añadido a nuestros usuarios,
  • y en establecer una buena estrategia de email marketing para ir “nutriendo” de contenidos a estos usuarios.

3) Fase de decisión

Esta es una de las fases más importantes. Después de tener varias interacciones con nosotros o con nuestra marca, el usuario considera que ha llegado el momento de tomar una decisión.

Después de varios contactos vía email con nuestro usuario aportándole contenidos de valor y mostrándole nuestra experiencia y conocimientos, ha llegado el momento de presentarle nuestra oferta final de nuestro servicio o producto.

Finalmente ha pasado a la acción y ha generado, lo que en marketing se conoce como una conversión.

4) Fase de conversión (o acción)

En esta fase el usuario ha decidido optar por una decisión y realiza la compra de nuestro servicio o producto.

Finalmente ha pasado a la acción y ha generado, lo que en marketing se conoce como una conversión.

5) Fase de fidelización (o prescripción)

Una vez ya hemos convertido el lead en cliente, nuestro objetivo consistirá en seguir en contacto con él aportándole más valor y cubriendo sus expectativas, para poder fidelizarlo.

Al fidelizar un cliente, podrás generar nuevas ventas y/o conversiones, ofreciéndole otros productos o servicios de valor más elevado.

Esta sería la última parte del embudo, en la que tus clientes fidelizados se convierten en prescriptores, y empiezan a recomendar tu marca, servicios o productos.

Pero… ¿cómo lo conseguimos? Lo ideal es establecer mecanismos de comunicación que conecten con nuestro cliente vía email y redes sociales, para que lleguen a generar una notable reputación de nuestra marca.

Ya sabes, que los los comentarios que realizan otros usuarios gozan de mucha mayor credibilidad que tus propios mensajes.

Cómo ves, entender cómo funciona un funnel o embudo de ventas es muy sencillo. Lo complejo aparece cuando empiezas a personalizar estos embudos en función del tipo de tus servicios/productos o en la fase en la que se encuentra tu usuario.

Piensa que la mayoría de empresas y emprendedores trabajamos con varios embudos a la vez, sin embargo el poder automatizar estos funnels nos hace la vida mucho más sencilla.

Haz clic en el siguiente enlace si quieres saber las principales ventajas de implementar una estrategia de marketing basada en funnels o embudos de conversión.

Si tienes cualquier duda o comentario, déjame un comentario aquí abajo y te responderé lo antes posible.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Un post muy clarificador, gracias por compartirlo Toni! Saludos, Javi.

    1. Gracias por tu comentario, me alegro que te guste! Un abrazo!

Comentarios cerrados.

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

TALLER ONLINE:

Descubre las 5 estrategias para DIGITALIZAR TU NEGOCIO

(y las 8 claves para ponerlo en marcha)

Digitaliza tu negocio fitness salud

Regístrate GRATIS para acceder al TALLER ONLINE >>